Versión para impresora

Current Size: 100%

La Leyenda de Dama Carcas

La ocupación musulmana inspiró a los autores de la Edad-Media una de nuestras leyendas más célebres cuyo héroe es ¡Carlomagno por supuesto !

 

El emperador asedia Carcasona. El rey musulmano, BALLAK, murió y por consecuencia lo sucede su esposa "Dama Carcás" la cual decide involucrarse en la batalla.

Tras 5 años de asedio, el hambre vence a los últimos defensores. Sola, protegida por las murallas, Dama Carcás vigila; coloca muñecos de paja ; lanza flechas de ballesta contra el ejército sitiador para hacer creer que la guardia sigue siendo numerosa.

 

En la ciudad, sólo queda un cochinillo y una ración de trigo para dar de comer a toda la población. Entonces, Dama Carcás ceba el cochinillo con el resto de trigo y lo lanza desde lo alto de la muralla. Una vez al suelo, el cochinillo explota y desde sus tripas salen gran cantidad de cereales.

En seguida, Carlomagno levantó el sitio ya inútil : ¡Carcasona tenía tanto trigo que hasta los puercos se lo comían !

Antes de que desapareció el gran ejército, Dama Carcas hizo mandar a Carlomagno para hacer las paces. Hizo tocar las trompetas " Carcas sonne " ("Carcás suena "). ¡Entonces el emperador volvió para recibir su juramento de fidelidad!